sábado, 12 de marzo de 2011

La gente es la hostia

Incluso en condiciones ideales, a la gente le resulta difícil localizar unas llaves en los bolsillos o en un bolso, el mando a distancia en el sofá de su casa, o el teléfono móvil cuando este empieza a sonar. Sin embargo, puede localizar y apretar el botón del despertador en menos de dos segundos, y con los ojos cerrados.