jueves, 9 de abril de 2015

Fiesta para los viajeros del tiempo

El 28 de junio de 2009 el físico Stephen Hawking celebró una fiesta en su casa cercana a la Universidad de Cambridge. A pesar de su presencia y las mesas repletas de canapés, nadie acudió a la cita.  Y no lo hicieron porque Hawking envió las invitaciones una vez acabada dicha fiesta. Su mente había ideado este curioso experimento, mitad en serio mitad en broma, para comprobar si los viajes en el tiempo eran posibles.