lunes, 30 de marzo de 2015

Costumbres que matan

Un día álguien me tocará el claxon para avisarme de un peligro inminente, y me moriré haciéndole la peineta con el dedo levantado.