viernes, 13 de marzo de 2015

Coincidencia recurrente

Es extraño, cada vez que se sienta una tía buena a mi lado en algún transporte público, resulta que estoy casado y con dos hijos.