viernes, 10 de mayo de 2013

Así se le da la vuelta a una situación desfavorable

Un joven de la ciudad decidió irse a vivir al campo, y le compró un burro a un viejo campesino por 100 Euros. El campesino acordó entregarle el burro al día siguiente, pero cuando lo fue a recoger, el campesino le dijo:
- Lo siento mucho, el burro se ha muerto.
- Esta bien, entonces devuélvame el dinero que le di por el animal.
- Me es imposible, ya lo he gastado todo.
- Muy bien, en ese caso deme el burro.
- ¿Para qué? ¿Qué va a hacer con un burro muerto?
- Lo voy a rifar.
- ¡Se ha vuelto loco! ¿pretende rifar un burro muerto?
- Es que no voy a decir a nadie que está muerto, por supuesto.

Un mes más tarde, los dos hombres se volvieron a encontrar, y el viejo campesino le preguntó al joven comprador:
- ¿Qué paso con el burro?
- Lo rifé, vendí 500 rifas a 2 Euros cada una, y gané 998 Euros.
- ¿Y nadie se quejó?
- Solo el ganador... pero a él le devolví sus 2 Euros.