sábado, 15 de septiembre de 2012

El halcón del rey

Un rey recibió un obsequio de dos pequeños halcones por su cumpleaños, y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara.
Pasados un par de meses, el rey fue informado que uno de los halcones estaba perfectamente, pero el otro llevaba posado en una rama desde el día que llegó. Nunca había volado, y nadie sabía que le pasaba.
El rey mandó llamar a curanderos, magos y toda clase de expertos para que vieran al halcón, y que es lo que le pasaba. Pero después de intentarlo todo, nadie pudo hacer volar el ave.
Entonces, el rey decidió comunicar a su pueblo que ofrecería una recompensa a quién lograra hacer volar al halcón. Y una buena mañana, el rey se asomó por la ventana y vio volar al halcón por los jardines de palacio. Asombrado, el monarca le dijo a su corte: "traed ante mí al autor de ese milagro", e inmediatamente se presento un campesino. El rey le preguntó:
- ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo has conseguido? ¿Eres mago?
Entonces el campesino, humildemente le dijo al rey:
- Fue fácil majestad, sólo corté la rama, y el halcón voló. Se dio cuenta que tenía alas y comenzó a volar.