sábado, 14 de abril de 2012

En el momento justo y el lugar indicado

A los 35 años, Harrison Ford era un carpintero, que un buen día estaba reparando una puerta en casa de un ejecutivo del mundo del cine llamado Francis Ford Coppola. Entonces Francis le sugirió que se tomara un descanso, y de paso ayudara a una actriz a ensayar unas líneas de un guión para una nueva película. Aquella película se llamaba "Stars Wars".