viernes, 24 de febrero de 2012

¡Nada!

La rapidez a la que una mujer dice "¡Nada!" cuando le preguntas "¿Qué pasa?", es inversamente proporcional a la gravedad de la tempestad que se te avecina.