lunes, 7 de noviembre de 2011

El mago y el loro

Un mago que trabajaba en un barco y tenía un loro demasiado parlanchín, y siempre que hacía un truco de magia lo llevaba encima del hombro. Pero un día el loro empezó a desvelar todos los trucos del mago:

"Señoras y señores con ustedes el mago Ramón con su loro Pepón". Aplausos. Sale el mago y empieza a hacer sus trucos. En el momento en que mete un reloj en el sombrero y saca un conejo, dice el loro: "¡El reloj está debajo de la mesa!"

  Después hace otro truco: El mago pone a una chica en un baúl y la hace desaparecer. Dice el loro: "La chica se ha ido por la puerta que está debajo de la mesa!"



Y así con todos los trucos que el mago hacía. Pasaban los días y el mago estaba ya harto de su loro, tanto es así que pensaba librarse de él en cuanto llegarán a puerto.

De pronto un día hay una tormenta y el barco se hunde, y sólo sobreviven el mago y el loro. Pasan días y días y el loro no dice nada. El mago dice: "Habla ahora. ¿Por qué no hablas?", y el loro sigue callado.

Al cabo de un mes, dice el loro: "Bueno me rindo, ¿dónde coño está el barco?"