miércoles, 3 de febrero de 2010

PIENSA DIFERENTE

Joe había estado viendo a su psicoanalista desde hacía ya 4 años. Tenía una fobia que consistía en que se imaginaba que había un monstruo debajo de su cama, y eso no le dejaba conciliar el sueño, llevaba años pasando las noches en vela.
Su progreso con su psicoanalista no avanzaba practicamente nada, así que decidió dejar de ir a sus consultas y buscar una solución por otro lado.

Un par de semanas más tarde, su ex-psicoanalista se lo encontró en el supermercado, y se sorprendió al ver que tenía un aspecto jovial y energético. Después de preguntarle que tal le iba con su fobia, Joe le contestó: "Es sorprendente doctor, estoy completamente curado, duermo todas las noches de un tirón."
"¿Y como te has curado?", preguntó el doctor. "He ido a ver a otro psicologo especializado en comportamientos, lo que se llama un conductista, y me curó en una sola sesión", le dijo Joe.
Su ex-psicoanalista no salía de su asombro. "¿Cómo es posible que te haya curado en una sola sesión, como demonios lo hizo?, preguntó.
"Muy facil", dijo Joe. "Me dijo que le cortara las patas a la cama."

Aunque esto es una historia divertida, nos enseña que a veces podemos tirarnos años buscando sin éxito la solución a un problema. Sin darnos cuenta que la tenemos frente a nuestras narices, y es tan obvia que no la vemos.
Esto ocurre más a menudo de lo que imaginamos, y más que eso, ni siquiera nos damos cuenta de que ocurre.