miércoles, 9 de diciembre de 2009

EFECTOS DE UNA COCA-COLA EN TU SISTEMA BIOLÓGICO

Esto es lo que le ocurre a tu cuerpo si ahora mismo te tomas una Coca-Cola.

Primeros diez minutos:
Diez cucharillas de azúcar alcanzan tu sistema (el 100% de la dosis diaria recomendada). Si no vomitas en el momento es porque el ácido fosfórico corta el sabor dulzón haciendo que lo puedas mantener en el estomago.

20 minutos: El azúcar en la sangre se dispara, causando un estallido de insulina. Tu hígado responde metabolizando todo el azúcar que puede y lo transforma en grasas.

40 minutos: La absorción de cafeína se ha completado. Tus pupilas se dilatan, tu presión sanguínea aumenta, tu hígado deja pasar más azúcar a la sangre. Los receptores de adenosina en tu cerebro se bloquean para prevenir la somnolencia.

45 minutos: Tu cuerpo aumenta la producción de dopamina, estimulando así los puntos de placer de tu cerebro. A propósito, físicamente, este mismo proceso ocurre con la heroína.

Más de 60 minutos: El ácido fosfórico combina calcio, magnesio y zinc en el intestino grueso estimulando más aún al metabolismo. Esto, agravado por las altas dosis de azúcar y endulzantes artificiales incrementan la expulsión de calcio mediante la orina.
Las propiedades diuréticas de la cafeína entran en acción (tienes ganas de mear). Evacuarás la cadena de calcio, magnesio y zinc que estaba destinado a tus huesos, así como sodio, electrólito y agua.

Cuando la euforia inicial en tu metabolismo va disminuyendo, llega el bajón de azúcar, esto provoca irritabilidad y agotamiento.
Ahora, literalmente, ya te has meado toda la Coca-Cola, pero no sin antes arrastrar con ella todos los valiosos nutrientes que tu cuerpo podría haber usado para hidratarse o hacer huesos y dientes más fuertes.
Y probablemente, horas más tarde tu cuerpo tendrá un bajón de cafeína. Pero... ¡Hey! toma otra Coca- Cola, te hará sentir mejor.

Fuente: Blisstree

Y es que.... ¡Coca-Cola es así!