viernes, 16 de octubre de 2009

LAKE KIVU: UN LAGO MORTAL

Situado a lo largo de la frontera entre la República Democrática de el Congo y Ruanda, es uno de los lagos más grandes de África. Bajo la superficie de los 2700 kilómetros cuadrados de este lago, hay 65 kilómetros cúbicos de gas metano, junto con 256 kilómetros cuadrados de dióxido de carbono atrapados bajo la presión del agua y la tierra.
Si estos gases fuesen liberados de sus profundidades, esparcirían una nube mortal sobre más de 2 millones de africanos que habitan la cuenca del lago.

La base del lago se asienta en una fosa tectónica que poco a poco se está separando. Esto causa una gran actividad volcánica en la zona, y también lo hace particularmente profundo.



Fuentes: Popularmecanics y Geo.arizona