lunes, 9 de marzo de 2009

SECRETOS DE LA VIDA (EL CAPULLO DE LA MARIPOSA)


Un día apareció un pequeño agujero en el el capullo de una futura mariposa. Un hombre que por allí pasaba se detuvo a observar a la mariposa que luchaba por salir por aquel agujero tan estrecho.
Después de un rato parecía como si fuera incapaz de salir, y el orificio permanecía todavía muy pequeño.
Era como si la mariposa se hubiera dado por vencida, después de haber hecho todo lo posible para liberarse.
Así que el hombre decide echarle una mano, y hace una pequeña raja en el agujero del capullo con su navaja. La mariposa sale inmediatamente.

Pero su cuerpo estaba entumecido y aletargado, sus alas poco desarrolladas y apenas se movían. El hombre continúa observando, pensando que de un momento a otro las alas se abrirían y empezaría a volar.
Pero no fue así. La mariposa pasó el resto de su existencia arrastrándose por el suelo con sus alas desmedradas. Nunca pudo volar.

Lo que el hombre, con sus buenas intenciones no podía entender, es que, el paso por el agujero tan estrecho del capullo, era el esfuerzo requerido para que la mariposa pudiese transmitir el fluido de su cuerpo a sus alas, de manera que fuesen lo suficientemente vigorosas para volar.
Este era el molde a través del cual, la naturaleza le hacía pasar para que se desarrollara y creciese con éxito.
A veces un gran esfuerzo es precisamente lo que necesitamos en nuestra vida. Si nos pudiésemos permitir vivir sin encontrarnos con obstáculos, estaríamos limitados. No podríamos ser tan fuertes como somos.
Puede que no hayas recibido nada de lo que has pedido... Pero seguro que has recibido todo lo que necesitabas.