sábado, 16 de enero de 2016

Visto y comprobado

Después de 45 años de experiencia, puedo certificar que, decir "feliz año" el 31 de diciembre no sirve de nada.