miércoles, 1 de abril de 2015

Impuesto a la esperanza

-Ya no queda nada que podamos gravar con impuestos.
-¿Y si imponemos un impuesto a la esperanza?
-Ya lo hay, se llama lotería.