jueves, 18 de julio de 2013

Las máquinas que nos sostienen

Una tarde yo y mi madre estábamos conversando sobre las cosas de la vida... Entre otros temas, acerca de la vida y la muerte. Yo le dije: "Mama, nunca me dejes vivir en un estado vegetativo en el cual mi vida dependa de unas máquinas. Si alguna vez me ves en ese estado, te ruego que desenchufes las máquinas que sostienen mis constantes vitales. Prefiero morir antes que verme en esa situación."
Entonces mi madre se levanta, me mira con admiración, y acto seguido me quita el iPhone, la Play, la Blackberry, y desenchufa el televisor y el cable del ADSL.