viernes, 31 de mayo de 2013

Curiosidades acerca del paso del tiempo

Según físico británico Julian Barbour, el tiempo no existe más que como una ilusión en nuestras mentes (por muy persistente que esta sea). Es posible que el espacio y el tiempo no tengan otra naturaleza que la que le asignamos a través de nuestras mentes.

¿Cuál es el origen del cambio de hora? 
El horario de verano fue sugerido por primera vez por Benjamin Franklin en 1784. Propuso levantar a la gente más temprano para ahorrar velas y trabajar más durante el día. Esta iniciativa comenzó en el Reino Unido en 1917, y más adelante se esparció por el resto del mundo.

Un segundo solía ser 1/86,400 de un día. Sin embargo, dado que la rotación de la tierra no es perfecta, la luna y el sol frenan nuestro planeta y se incrementa la duración del día 3 milisegundos por siglo. Esto significa que en la era de los dinosaurios, el día duraba tan sólo 23 horas.

Einstein demostró que la gravedad hace correr el tiempo más despacio, de manera que los pasajeros de un avión, volando donde la gravedad de la tierra es menor, se harían un par de nanosegundos más viejos por cada vuelo.

El tiempo no ha estado ahí siempre, sino que fue creado junto con el resto del universo en el Big Bang, hace 13.700 millones de años.

Es posible que exista un final del tiempo. Tres científicos españoles han observado una aceleración en la expansión del cosmos que podría ser sencillamente una ilusión, causada por un detenimiento del tiempo.