martes, 30 de abril de 2013

Si lo puedes imaginar... Pues eso

En una tarde fría de invierno, dos niños se divertían patinando sobre una laguna congelada. De repente el hielo se rompió, y uno de los niños se cayó al agua por el estrecho agujero, desapareciendo bajo la gruesa capa elada. El otro agarró una piedra y empezó a golpear el hielo con todas sus fuerzas, hasta que logró quebrarlo y salvar a su amigo.
Cuando llegaron los bomberos y vieron lo que había sucedido, se preguntaron: "¿Cómo lo hizo? El hielo está muy grueso, es imposible que haya podido quebrarlo con esa piedra y sus pequeñas manos."
Entonces apareció un abuelo y, con una sonrisa, dijo:
- ¡Yo sé como lo hizo!
- ¿Cómo? -Preguntaron los bomberos.
- No había nadie a su alrededor para decirle que no podía hacerlo.