domingo, 25 de noviembre de 2012

Dos palabras y adiós ego

Como arruinar el ego de un hombre con solo dos palabras:
"¿Está dentro?"