martes, 14 de agosto de 2012

Holanda: ¿El paraíso perdido?

Con Europa inmersa en una de las mayores crisis económicas que se recuerdan, puede parecer una trivialidad detenerse en un cambio de ley que afecta a los consumidores de cannabis, pero también podemos entenderlo como el fin de una época que, simbólicamente, nos afecta a todos. Esta nueva ley que impide a los turistas comprar cannabis (por ahora y hasta 2013 sólo en las regiones fronterizas del sur) elimina una de las señas de identidad del turismo holandes y obliga a los residentes a inscribirse en los coffee shop como consumidores habituales mediante la controvertida weed pass. Todo movimiento alrededor de esta sustancia crea una onda expansiva que pone de actualidad los diferentes tratamientos que cada país europeo da a la marihuana y su consumo. En España no está penado el consumo, por lo que se pueden comprar con total legalidad semillas de marihuana y cultivarlas siempre que sean para consumo propio. Esto silencia la dimensión social, lo que hacía del caso holandés algo único. Ahora, lo que el gobierno holandés actual denomina “turismo de droga” tendrá que buscar nuevas vías para abastecerse (algo fácil con la enorme oferta que existe en internet), pero perderá inevitablemente ese espacio de convivencia y esa particular manera de entender la cultura del cannabis. Algunos ven en este cambio un retorno a la venta de droga ilegal, pero como ya hemos señalado, la existencia de una enorme comunidad virtual que oferta desde kits de cultivo de setas mágicas hasta páginas dedicadas a la legislación específica de cada rincón del planeta garantiza la continuidad de las libertadas ganadas. En cuanto a los residentes holandeses, sólo les queda escoger su coffee shop de referencia y darse prisa, porque los establecimientos sólo permiten afiliar a 1500 socios. Si esta nueva ley significará un paso atrás en el tiempo y el regreso de la delincuencia y el tráfico ilegal, sólo el tiempo lo dirá. Mientras, nuevos paraísos abren sus puertas virtuales con aforo ilimitado.