lunes, 11 de junio de 2012

Año mariano, hora de reír

En el mundo del cine se han hecho películas de muchos y diversos temas. Uno de los que en distintas ocasiones ha sido el protagonista de algún largometraje han sido las drogas en general y la marihuana en particular. En la gran mayoría de ellas, el uso de estas sustancias en las películas se ha hecho para provocar la risa y, en muchas ocasiones, se han logrado películas realmente cómicas y graciosas.
Una de ellas, al menos a mi entender, es Año Mariano, esta cinta del año 2000, dirigida por Karra Elejalde y Fernando Guillen Cuervo, llenó las salas de cine españolas y provocó, a partes iguales, amores y odios de los cinéfilos. En el fondo esta cinta se trata de una sucesión de sketches que parten de un desgraciado, o afortunado, hecho, el incendio en una gran plantación de semillas de marihuana.
Al inhalar, el protagonista, el humo provocado por la quema de la plantación de marihuana comienza una nueva historia con apariciones de la virgen, milagros y muchas cosas más que nos harán pasar 90 minutos de risas.
Viendo la película uno puede pensar que cómo se le puede ocurrir esta descontrolada y desenfrenada historia a alguien. Escuchando a su protagonista y director, Karra Elejalde, lo entiendes todo. El intérprete vasco reconoció que todo surgió de una noche de fiesta, no sabemos si con consumo de marihuana o no, entre él y el otro director, Fernando Guillén Cuervo.
Escenas dignas de recordar hay muchas, pero inolvidable es aquella en la que Pepín Tre, con un alto número de sustancias en el cuerpo, explica cuáles son los diferentes procesos de destilación de la marihuana.
En definitiva, ya sea n variedades como la OG Kush, la White Widow o la Amnesia Haze, Año Mariano te hará pasar un buen rato con la cómica exageración de los efectos de la marihuana que presenta. Recomendable para los que no busquen en ella una película de culto ni merecedora de muchos premios.