martes, 15 de mayo de 2012

Einstein y Marylin

En una prestigiosa fiesta social, Marylin Monroe observó que también estaba allí Albert Einstein. Entonces le dijo a los que estaban con ella: "Os imagináis si yo y Albert Einstein tuviéramos un hijo, sería perfecto, bello como yo e inteligente como él".
Unos minutos más tarde, este comentario llegó a oidos de Einstein, el cual añadió: "Y que pasaría si fuera al contrario, feo como yo y tonto como ella."