miércoles, 7 de marzo de 2012

Asegúrate primero

Antes de que te diagnostiques a ti mismo una depresión o baja autoestima, asegúrate primero de que no estés rodeado de gilipollas.