martes, 11 de octubre de 2011

La muchacha que susurraba a los animales

Un día, una muchacha se acercó a una granja y le preguntó al granjero:

- Perdone usted señor, ¿me dejaría hablar con sus animales?

El granjero riéndose le contestó:

- ¡Pero que tonterías estás diciendo!, los animales no hablan.

Entonces ella se acercó al cerdo y le pregunto:

- Hola cerdito, ¿qué tal te encuentras?

- Muy bien, gracias. - Dijo el cerdo.

Después, ante la mirada atónita del granjero, se acercó al burro y le pregunto también:

- Y tú burrito, ¿qué tal te va la vida?

- Pues trabajando mucho, como siempre. - Contestó el burro.

El granjero no podía salir de su asombro. Entonces la muchacha se acerco a la oveja, cuando de pronto, el granjero empezó a gritar con mucho nerviosismo:

- ¡La oveja miente!, ¡la oveja miente!