jueves, 27 de octubre de 2011

Así piensa un hombre de negocios

Un empresario entra en un banco de Nueva York y pregunta por el director. Le dice que se va a Europa en viaje de negocios y necesita pedir un préstamo de $5.000. El director le dice que deberá dejar algún tipo de aval para garantizar la operación del préstamo. Entonces el empresario le hace entrega de las llaves del Rolls Royce que está aparcado en la entrada del banco. Le muestra todos los papeles y comprueban que todo está en regla. El banco accede a quedarse con el coche como garantía hasta la devolución del préstamo y sus correspondientes intereses.
Cuando el empresario abandona el banco, el director y sus empleados se ríen del hombre por dejar un Rolls Royce valorado en $250.000 como aval de un préstamo $5.000. Después uno de los empleados mete el coche en el garaje subterráneo del banco.

Dos semanas más tarde, el empresario regresa y paga la totalidad del préstamo, más los intereses que ascienden a $18. El director del banco le devuelve su coche, pero no puede resistir la tentación de preguntarle:

- Es un placer hacer negocios con usted. Pero, ¿sabe que nos tiene a todos intrigados?. Hemos comprobado su historial y hemos visto que es usted millonario. ¿Por qué se iba usted a molestar en pedir un préstamo de $5.000, que realmente no necesita?

A lo que el empresario le responde:

- ¿En qué otro lugar en la ciudad de Nueva York puedo aparcar mi Rolls Royce durante dos semanas por tan solo $18, y con la seguridad de saber que está a buen recaudo?