lunes, 29 de agosto de 2011

Peculiar historia romántica

Un hombre y una mujer que nunca se habían visto antes, pero estaban casados con sus correspondientes parejas, se conocieron en un tren. Les habían asignado el mismo coche cama en un trayecto trans-continental.

Al principio se sintieron incómodos por compartir la misma habitación, pero estaban muy cansados y se quedaron dormidos enseguida, él en la litera superior y ella en la inferior.

A la una de la madrugada, el hombre se inclino hacia la litera inferior y despertando gentilmente a la mujer le dijo:

- Perdone que la moleste, pero es que necesito otra manta del armario, ¿podría usted cogerla para mí?, si no es mucha molestia. Es que tengo mucho frío.

A lo que ella le responde:

 - Tengo una idea mejor, solamente por esta noche, finjamos que somos marido y mujer.

- ¡Guau!, eso es una idea estupenda. - Respondió él.

- Perfecto, entonces cógete tú mismo la jodida manta. -Exlamó ella.

Despues de un breve silencio, él se tiró un pedo.

Fin.