jueves, 18 de agosto de 2011

El genio y el pobre zapatero

Un genio tomó forma de mendigo y fue a ver a un zapatero:

- Hermano, llevo días andando y no tengo dinero ni para comer. Quisiera pedirte si me podrías arreglar mis sandalias para al menos poder caminar.

- Yo soy un zapatero muy pobre, y estoy ya muy cansado de que todo el mundo venga a pedirme cosas y no me den nada a cambio. - Dijo el zapatero.

Entonces el genio le ofreció lo que él quisiera.

- ¿Incluso dinero? - Preguntó el zapatero.

Y el genio le respondió:

- Puedo darte 20 millones, pero a cambio de tus piernas.

- ¿Para qué quiero yo 20 millones si no voy a poder caminar, bailar y moverme libremente?

- Esta bien, te puedo dar 40 millones a cambio de tus brazos.

- ¿Para qué quiero 40 millones si no voy a poder comer solo, trabajar, jugar con mis hijos, etc?

Entonces el genio le ofreció  90 millones a cambio de sus ojos. Y el zapatero respondió indignado:

- ¿Para qué me sirven a mí 90 millones si no voy a poder ver el amanecer, ni a mi familia, ni a mis amigos, ni todas las cosas que me rodean?

Entonces el genio exclamó:

- ¡Ah hermano mío!, ya ves que fortuna tienes y tú sin darte cuenta.