miércoles, 8 de junio de 2011

Polvo de estrellas

Cada átomo de tu cuerpo proviene de una estrella que explosionó. Y los átomos de tu mano derecha, probablemente provienen de una estrella diferente que los átomos de tu mano izquierda. Esto es lo más poético que tiene la física: Sois todos polvo de estrellas. No podríais estar aquí si las estrellas no explosionaran, porque los elementos químicos -el carbono, nitrógeno, oxígeno, hierro, y todo lo que es imprescindible para la evolución y la vida -no fueron creados al principio de los tiempos. Fueron creados en las fusiones nucleares de las estrellas, y la única forma de que puedan formar parte de tu cuerpo, es gracias a que esas estrellas explosionaran.
Esas estrellas dejaron de existir para que tú pudieras estar aquí hoy.