viernes, 27 de mayo de 2011

¿Qué tenía Dios en la cabeza?

Voy a crear un hombre y una mujer con el pecado original. Después voy a impregnar a una mujer con un hijo, y ese hijo seré yo mismo, así naceré. Una vez esté vivo, haré que me maten como sacrificio a mi propia persona. De esta manera salvaré a los hombres y mujeres del pecado al que yo mismo los he condenado en primer lugar.
¡Tachán!