viernes, 13 de mayo de 2011

Nuestra generación

Jazmín tenía una relación con un vagabundo llamado Aladino. Blancanieves vivía sola con siete hombres. Pinocho era un embustero. Robin Hood era un ladrón. Tarzán andaba por ahí con un taparrabos. Un extraño besó a la bella durmiente y se casó con ella. La Cenicienta se escapó de casa por la noche para asistir a una fiesta.
No es de extrañar que nuestra generación hayamos sido unos rebeldes. Nos lo han enseñado a una temprana edad.