sábado, 7 de mayo de 2011

El lago de la luna creciente (desierto del Gobi)

Este lago forma parte de un oasis a 6 kilómetros al sur de la ciudad de Dunhuang (provincia de Gansu), entre China y Mongolia. Un lugar increíble en el desierto del Gobi.
Fue utilizado durante miles de años por los peregrinos que transitaban la mítica Ruta de la Seda. Está era su última parada antes de adentrarse en el gran desierto.
Es increíble que un lugar así perdure a través del tiempo sin ser engullido por las dunas de un desierto siempre en continuo movimiento. Sin embargo debido a una serie de coincidencias de las aguas del manantial, el viento y la tierra hacen que se mantenga en perfecta armonía con su entorno a través de los siglos.

Solo hay que ver estas imágenes para darse cuenta de lo especial que es este lugar.





 Fuente y más imágenes en Todointeresante