jueves, 23 de diciembre de 2010

NADA COMO UNAS BUENAS RISAS PARA EMPEZAR BIEN EL DÍA

En este caso para empezar bien una vida, o mejor aún, cuatro vidas.