jueves, 30 de diciembre de 2010

EN UN MUNDO PERFECTO

El hombre del tiempo siempre acierta.

Alguien siempre tiene un boli a mano.

El calcetín que falta siempre aparece.

Hay leche para los cereales.

El conductor enfrente de ti usa los intermitentes.

Después de lavar el coche no llueve.

El teléfono no suena cuando estás en la bañera.

Los huevos fritos no se rompen.

El bolígrafos que esta al lado del teléfono siempre escribe.

Cuando tienes las manos sucias no te pica la nariz.

Las puertas no se cierran solas cuando te dejas las llaves dentro.

El que ronca es el último en dormirse.

La ayuda de Windows te resulta útil.

Cuando algo se estropea y llamas a alguien para que lo vea o arregle, cuando ese alguien llega, ese algo sigue estando estropeado.

Todo lo que se puede romper, no tiene por que caerse necesariamente.