lunes, 8 de febrero de 2010

PROVERBIO RUSO

   Un perro no sabe nadar hasta que le llega el agua a las orejas.