sábado, 28 de marzo de 2009

- UNA CANCIÓN PARA EL DÍA DEL CAMBIO CLIMÁTICO

Una canción de los cowboys Fringants con motivo del día del cambio climático.
Una hipotética historia en un hipotético futuro. Que tal vez no sea tan hipotético después de todo.

La organización World Wildlife Fund invitó al planeta a “apagar la luz” de 20:30 a 21:30 el día de hoy para promover la reflexión sobre el cambio climático.

Este vídeo está en francés con subtítulos en inglés. Aquí va la traducción al español:

PLUS RIEN. (NADA MÁS)
No me quedan más que minutos de vida,
como máximo unas horas
me siento desvanecer
soy ahora el último humano sobre la tierra.

Hace mucho tiempo, cuando yo era todavía muy pequeño,
me han descrito como era el mundo,
cuando aún vivían los padres de mis abuelos,
y que todavía caía la nieve en el invierno.

En ese tiempo, se vivía al ritmo de las estaciones,
el fin del verano traía las cosechas,
el agua pura y limpia corría por los arroyos
donde los corzos y ciervos abrevaban.

Pero yo no he visto más que un planeta desolador,
paisajes lunares y calor sofocante
y mis amigos morir de sed o de hambre.
Como caen la moscas....
Hasta que no quede nada más
nada más...
nada más...

No me quedan más que minutos de vida,
como máximo unas horas.
Me siento desvanecer,
mi hermano ha muerto ayer en medio del desierto,
soy ahora el último humano sobre la tierra.

Todo comenzó hace muchos años,
cuando mis ancestros estaban obsesionados
con unos recortes de papel llamados dinero,
los cuales convertían a ciertos hombres
verdaderamente ricos y poderosos.

Y estos nuevos dioses no se detenían ante nada,
estaban dispuestos a todo para conseguir sus fines.
para enriquecerse aún más arrasaron la tierra,
contaminaron la atmósfera y envenenaron los ríos.

Pero al cabo de unos cien años algunos hablaron
y advirtieron que era necesario parar todo esto,
pero la mayoría no comprendió esta sabia profecía.
Estos hombres solo hablaban en términos de beneficios.

Solo años más tarde se darían cuenta de su equivocación
y arrastrados por el pánico declararían el estado de emergencia.
Cuando todos los océanos habían engullido las islas
y las inundaciones golpeado las ciudades.

Y a continuación, durante todo un decenio
serían los huracanes, después los incendios
los temblores de tierra y las grandes sequías.
En cualquier lugar se leía el desamparo en la cara de la gente.

El mundo tubo que luchar contra las pandemias,
diezmados por millones debido a enfermedades atroces.
Después otros murieron de sed o de hambre.
Como caen las moscas...
hasta que no quede nada más....
nada más....
nada más...

Mi hermano ha muerto ayer en medio del desierto,
soy ahora el último humano sobre la tierra.
Al final, la inteligencia que nos ha sido otorgada
no habrá sido más que un bonito regalo envenenado.

Porque no le quedan más que unos minutos a la vida,
como máximo unas horas.
Me siento desvanecer,
ya no puedo andar, apenas respirar.
Adiós humanidad....
adiós humanidad....

Un video de MadK3