sábado, 10 de enero de 2009

7- PRIMEROS RECUERDOS DE UNA NUEVA VIDA


"NO OLVIDES TU HISTORIA NI TU DESTINO" (Bob Marley)

Volví a la residencia al mediodía a comer algo y luego salí a dar una vuelta por la zona de Queen´s Park para conocer un poco mejor la zona. Me compré un mapa con todas las zonas y Barrios de Londres en un "News agent", que son unas pequeñas tiendas locales que están por todas partes y regentadas por ciudadanos de origen indio en las que se vende de todo, y cuando digo de todo es de todo. Podemos encontrar desde periódicos, revistas, mapas y snacks hasta bebidas alcohólicas, cigarrillos, medicamentos, lotería, fruta, legumbres, congelados, sandwiches y mucho mucho más. También te renuevan la travelcard, pase de autobús, etc.... Cuando ibas a comprar algo a la tienda de la esquina siempre decías "voy al indio".
El mapa que me compré parecía una enciclopedia, tenía dos centímetros de grosor pero contenía absolutamente todas las zonas y era de fácil manejo. Nos hicimos inseparables durante las siguientes semanas.

Cuando regresé a la residencia eran más de las siete de la tarde, y ya había mucha gente pululando por la casa, solía ser la hora en que casi todo el mundo volvía de sus "quehaceres" diarios.
Conocí a Juan y a Vicente, que eran dos españoles que llevaban unas semanas en la casa. Juan era muy joven y trabajaba por las tardes en un cine. Sus padres le enviaban dinero para costearle los estudios, pero él nunca iba a clase y se lo gastaba todo de fiesta en fiesta. Era un vividor hiper activo y sus salidas nocturnas solían hacer historia.
Vicente por otro lado era mucho más tranquilo y se ganaba la vida a duras penas, era un tipo muy bohemio y extremadamente inteligente. Tenía unos treinta y algo de años y había nacido en el barrio madrileño de Carabanchel, aunque desde los 18 años había estado de aquí para allá. conoció a
Rosendo Mercado y Ramiro Penas en su época de adolescente, y siempre nos contaba historias de esa etapa de su vida. Tenía una guitarra acústica, y a veces nos reuníamos a su alrededor para escucharlo tocar.

Más tarde llegó Raúl, eufórico de alegría, se mudaba la semana siguiente. Le habían ofrecido alojamiento en casa de sus amigos que vivían en el este. Le dí la enhorabuena y me fui a la cocina a freír un sucedáneo de hamburguesa y un par de huevos en la sartén.
Fabio y Paolo, dos Italianos que hablaban a gritos, estaban preparándose unos espaguetis a la putanesca. Tuvimos la típica conversación en inglés: "How are you?, where are you from?, how long you have you been in london for?, have you found a job?".... y al final acabamos hablando una mezcla de spanish-italian.
Con los franceses era más difícil entenderse, porque entonces yo francés no sabía absolutamente nada, y al acabarse el repertorio de: "How are you?, where are yor from?, how long you have been in london for?"...Se acababa ya la conversación. Había una Francesa muy sexy con la que yo pretendía ir más lejos, nos sentábamos todas las noches en la moqueta del suelo del pasillo, y diccionario en mano tratábamos de intimar, pero no hubo manera.

Cada noche, antes de acostarme, me mataba a estudiar inglés con unos fascículos y cassettes de Planeta Agostini que me había metido en la maleta.
Cuando le enseñé los fascículos a Paolo se echó a reír y dijo que no se lo podía creer. Se fue corriendo y regresó con los mismos fascículos en versión italiana.