domingo, 28 de diciembre de 2008

2- UN VIAJE CON BILLETE DE IDA

"El primer paso para conseguir lo que queremos en la vida es decidir lo que queremos"

De l
as casi dos horas de avión hacia el aeropuerto de Heathrow hicieron que mi mente echara a navegar.
Dos días antes me había despedido de mis amigos de farras, ninguno apostaba un duro por mí. Incluso uno de ellos me apostó 10.000 pesetas (60 euros) a que en menos de un mes estaría de vuelta. Pero yo sabía que pasara lo que pasara no iba a ser así, ya lo había decidido.
Es curioso que cuando no tenemos nada que perder y nada que nos ate, es cuando nos damos cuenta que solo necesitamos decidir lo que queremos para conseguirlo.
Yo iba a encontrar un trabajo, de lo que fuese, y aprender Inglés. Pero primero un trabajo, porque solo tenía dinero para tres o cuatro semanas y un billete de ida.

Había reservado alojamiento en una residencia para dos semanas a través de una agencia de Madrid que contacté por teléfono, ya que en la época Internet era prácticamente inexistente. Les man
dé el pago de dos semanas por adelantado más una comisión que se quedaban ellos por el servicio prestado. A cambio me enviaron los detalles y como llegar. Recibí unas instrucciones y un mapa del metro londinense.
Se suponía que tenía que coger el metro en el aeropuerto de Heathrow hacia el centro, luego me bajaba en Earl's court y me cambiaba de linea para proseguir hacia el norte y bajarme en High street Kensington. Una vez allí saldría de la estación, giraba a la derecha y caminaba cinco minutos hasta los segundos semaforos, allí giraba a la izquierda y econtraba la calle "No me acuerdo Street". En el número tal y cual, en el primer piso estaría ubicada una oficina llamada "Meeting Point". Donde yo me tenía que presentar.

Tenía la esperanza de que aquella oficina estaría allí, aunque mi familia lo dudaba. Todo el tinglado les resultaba muy extraño. Pasara lo que pasara, volver no era una opción.